miércoles, 22 de junio de 2011

Elecciones Estado de México

Los comicios en esta entidad siempre han sido relevantes, aun independiente a la elección presidencial. El Estado de México, es el mas poblado e industrializado del país, la vecindad con el DF le reporta beneficios por ejemplo en términos de infraestructura y desde luego tambien varios problemas en particular en áreas urbanas de crecimiento exponencial en los últimos lustros sean las partes del norte y oriente del DF que colindan con esta entidad.


El Estado de México es un excelente indicativo para evaluar en primer termino la fuerza de los 3 principales partidos políticos y segundo y no menos importante una suerte de referéndum a la gestión del gobierno federal. En este estado, confluyen como ocurre en pocas regiones del país, desde zonas rurales marginadas, hasta zonas de clase alta en Huixquilucan y zonas aledañas a zonas de clase media en Naulcalpan hasta amplias franjas de clase media baja en Ecatepec y oriente del Edo.


En las últimos comicios locales, el PRI recupero parte importante de zonas de influencia panista en el llamado corredor azul referido a la zona poniente y norte colindante al DF y en la parte oriente recupero territorio del PRD. Sea en términos generales por motivos de desgaste natural en el ejercicio en el poder o excesos del mismo (PAN) o por continuas divisiones internas (PRD), los resultados favorables al PRI cimentaron las posibilidades del gobernador Peña Nieto al 2012.


El proceso de selección de candidatos fue complicado para todos los partidos políticos, en el PRI se opto por elegir el candidato de mayor simpatía popular y fundamentalmente por ser el único que tenia posibilidad de encabezar una alianza en un escenario probable de ruptura priista y una candidatura común para el PAN y PRD. La unión entre estos dos últimos partidos, se malogro por muchos factores, carencia de plataforma común, ninguna figura publica acepto ser parte de una candidatura ciudadana como propuesta de estos partidos y finalmente se impusieron las alas duras de ambos lados y cada partido va con su propio candidato. Es notable en estos partidos, la ausencia de renovación de cuadros políticos, desde Encinas quien fuera titular del gobierno del DF e incluso residente del mismo, hasta el candidato del PAN, Bravo Mena quien ya habia contendido por la gubernatura hace 12 años y claro que la ciudadanía no olvida esos detalles y eso conforma parte de la explicación de la baja aceptación de estos personajes.


Las campaña trascurre sin pena ni gloria, es tal la ventaja de Eruviel que simplemente no arriesga nada, su discurso es de continuidad de las políticas de su antecesor y cada día que pasa la mercadotecnia en TV, lo retrata artificialmente por llamarle así y no se percibe cómodo, se nota la falta de espontaneidad. Del lado de sus contrincantes, saben que no tienen posibilidades e igual piensan las cúpulas de sus respectivos partidos e invariablemente ambos candidatos fueron dejados a su suerte y el apoyo es insuficiente. Asimismo tanto Encinas como Bravo Mena se dedican a golpear a Peña Nieto.... esperando no se que...sus propuestas son comunes y su estrategia de comunicación política no es la mejor.


La posibilidad de declinación de Bravo Mena a favor de Encinas se diluye en primer lugar porque no tiene sentido, aun sumando ambos porcentajes no alcanza para derrotar a Eruviel. La opción de anular los resultados electorales ante un supuesto exceso en los gastos de campaña por parte del PRI, es remota en primer lugar por lo complicado de probar dicha falta y segundo las autoridades electorales locales y ello es privativo en todas las entidades federativas, son dependientes del poder ejecutivo local. El retroceso democrático en este sentido es notable.


A menos que ocurra algo muy excepcional, el triunfo de Eruviel es un hecho y Peña Nieto habrá sorteado un obstáculo importante en pos del 2012 y solo le restan dos; mantener la unidad del PRI y enfrentar con éxito los embates del gobierno federal, embates tanto legítimos como "sucios".